Qué conseguimos

Mejor tono.
Volumen.
Nada de gritos.
Proyección de la voz última fila.
Que se nos entienda todo.
Proyectamos nuestra voz más bonita.
No nos cansaremos al hablar.
No daremos golpes de aire al micrófono.
Muchas menos enfermedades de garganta.
Fijar el mensaje con frases cortas tipo titulares.
Confianza para dirigirte a tu audiencia.
Seguridad en el mensaje.
Mejor construcción del discurso.